User menu

Entrevista con Jordi Font Bardía y Axel Yildiz Kalayci, socios de Font & Yildiz Tax Legal Services

“Barcelona continúa siendo un destino muy atractivo para el inversor extranjero”

Axel Yildiz Kalayci Y Jordi Font Bardía, socios de Font & Yildiz Tax Legal Services Foto: Toni Santiso

Para dar a los clientes extranjeros un asesoramiento integral jurídico y fiscal en sus inversiones en España y ofrecer la misma cobertura a las empresas y particulares españoles que desean hacerlo fuera de nuestro país, hemos creado Font & Yildiz Tax Legal Services, uniendo los despachos FONT ABOGADOS Y ECONOMISTAS y AY ADVICE & CONSULTANCY. La nueva firma está formada por 20 abogados y economistas y cuenta con una cartera recurrente de más de 250 clientes. Sus socios directores, Jordi Font y Axel Yildiz, nos explican el presente y futuro de esta firma que también pertenece a la red internacional GLOBALAW.

¿Qué les llevó a unir dos despachos, sobre el papel, tan distintos?

Jordi Font:  La complementariedad y la globalización. En mi caso, además de ser Economista e Ingeniero Industrial, soy Inspector Financiero y Tributario en excedencia, y desde 1993 que fundé mi Despacho, presto asesoramiento fiscal, mercantil y contable tanto a clientes españoles como extranjeros, dada nuestra pertenencia a GLOBALAW. Por otro lado Axel, es un abogado en ejercicio en España y Argentina, Executive MBA por ESADE y Master en Derecho Internacional de los Negocio por el ISDE. Si además de ello tenemos en cuenta que domina varios idiomas y está familiarizado con diferentes culturas empresariales, especialmente de Oriente Medio y Turquía, pensamos que resultaría una gran oportunidad para ofrecer servicios profesionales altamente especializados tanto para el cliente local como el extranjero.

¿Qué perfil de inversor extranjero confía en sus servicios legales y fiscales?

Axel Yildiz: Es muy variado, desde su procedencia a sus necesidades. Asesoramos a grandes grupos internacionales que quieren invertir y/o adquirir participación en empresas españolas, crear sus propias instalaciones productivas o abrir oficinas comerciales. Los sectores también son distintos; recientemente hemos asesorado en su implantación en España a empresas del sector químico, del sector textil, otras especializadas en climatización o incluso de  distribución cosmética. Otro perfil de cliente recurrente de nuestro despacho es el inversor inmobiliario extranjero, en los últimos tres años hemos cerrado más de 100 operaciones de entre 500.000 a 25 millones de euros. 

“Asesoramos a grandes grupos internacionales que quieren invertir en empresas españolas, crear sus propias instalaciones productivas o abrir oficinas comerciales”

¿Qué le piden los clientes extranjeros a Font & Yildiz?

J.F.: Por muy grande que sea una empresa no es fácil llegar a otro país. Los temas legales y fiscales son complicados y sensibles, por lo que es necesario tener un acercamiento cultural para dar soluciones inteligentes, una respuesta rápida, y especialmente una única interlocución, es decir, una boutique “one stop shop”que cubra todas sus necesidades con la misma profesionalidad  y siempre a través deldominio de sus idiomas. Esa es nuestra función: facilitarles al máximo el aterrizaje en el mercado español. Para conseguirlo trabajamos a medida, individualmente, con el máximo conocimiento de nuestra especialidad y con la empatía necesaria.

¿Sus otros clientes son empresas españolas que deciden crecer fuera?

J.F.: Sí, hemos ayudado a muchas empresas españolas, la mayoría pymes altamente competitivas, a reestructurarse primero y a internacionalizarse después. Lo cual les ha permitido soportar dignamente la pasada crisis y a expandirse posteriormente incrementando su volumen de negocio en otros países.

¿Pese a las turbulencias políticas, España, Catalunya y Barcelona son todavía interesantes para el inversor extranjero?

A.Y.: Los principales analistas de EE.UU. y de Europa continúan diciendo que España es un buen lugar donde invertir. Y en especial Barcelona, que cuenta con indiscutibles atractivos como: su inmejorable situación geográfica, oferta educativa, calidad de vida y climatología. Lo cual hace que, a pesar de la incertidumbre política, numerosas empresas e inversores extranjeros continúen instalándose aquí, no solo por pertenecer a la U.E., sino porque además existe un gran talento profesional y universitario que les permite desarrollar proyectos a costes muy competitivos. 

Miembros de GLOBALAW, The International Law Group

Font & Yildiz es desde 2005 uno de los representantes en España de GLOBALAW. Una red internacional que permite atender a las consultas legales y financieras de sus clientes en 95 jurisdicciones y formada por más de 100 firmas independientes, 4.500 abogados y economistas que ejercen en 165 ciudades de 85 países diferentes. 

 

A partir de octubre en Catalunya tocará liquidar el impuesto sobre activos no productivos de las personas jurídicas

Hablar con Jordi Font Bardía, Inspector Financiero y Tributario en excedencia, sobre fiscalidad es siempre, además de una clase magistral, una caja de sorpresas. En su opinión, la legislación fiscal española, en general, y la catalana, en particular, no ayudan a que aumente la inversión extranjera y al desarrollo de las pymes de nuestro país. Muestra de ello es el “Impuesto sobre activos no productivos de las personas jurídicas” que próximamente se aplicará a las sociedades que posean este tipo de activos situados en Catalunya. Se trata de una carga fiscal de aplicación exclusiva en la Comunidad Autónoma de Catalunya, pionera en España. Este impuesto someterá a tributación aquellos  bienes y derechos, cuya titularidad corresponda a una sociedad, pero que sean de uso particular (no afectos a la actividad de la empresa). Sin embargo, no hay que olvidar que estos bienes y derechos ya estaban sujetos al impuesto sobre el patrimonio, y al de sucesiones de los socios personas físicas. Así, mientras algunas Comunidades Autónomas reducen o eliminan los impuestos sobre el patrimonio y sobre sucesiones, en Catalunya no solo los mantenemos, sino que los aumentamos con nuevas figuras impositivas. Hay que tener en cuenta que la verdadera justicia distributiva que debe orientar un sistema tributario tiene que residir en la forma de distribuir el gasto público, en lugar de crear nuevos impuestos que solo lograrán disminuir la economía productiva.