User menu

Al nivel de Malta, Polonia, Letonia... y bajando

El último informe de la Comisión Europea sobre innovación sitúa a España entre los estados “innovadores moderados”, por debajo de la media europea

El informe de la Comisión Europea asume que Estados Unidos es más innovador que Europa, pero indica un cambio de tendencia importante: se ha reducido la diferencia entre la potencia americana y algunos de los países líderes en innovación de la UE.

A pesar del auge del sector de las start-up y de los centenares de nuevos proyectos vinculados con la tecnología, a España aún le queda mucho camino por recorrer en cuanto a innovación. El último informe de la Comisión Europea (CE) sitúa el país en la zona de innovadores moderados, bastante por debajo de Suecia, Dinamarca, Finlandia, Alemania y Holanda, que encabezan esta lista, dividida en cuatro categorías: líderes en innovación, fuertes, moderados y modestos.
En este estudio anual, la Comisión aborda una definición global de innovación que no solo tiene en cuenta los proyectos disruptivos, como podrían serlo algunos que han nacido en España en los últimos años, o las grandes rondas de financiación, sino también los puestos de trabajo relacionados con la innovación, las patentes o el número de graduados que salen cada año de las universidades para entrar en las compañías punteras, entre otros.
Y, por este motivo, la CE ha colocado a España en la categoría de “innovadores moderados”, junto con Croacia, Chipre, Chequia, Estonia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Portugal y Eslovaquia. Aunque, en el caso español, la Comisión advierte, además, de que el índice innovador ha bajado desde 2013, después de algunos años de mejora constante, un descenso que también se ha dado en otros países europeos debido a la crisis, pero no de forma tan pronunciada. De hecho, España es menos innovadora hoy que en 2008, cuando alcanzó su récord, con un rendimiento relativo del 77%, según el estudio, que sitúa el País Vasco como el único “innovador fuerte” del país. Y esta tendencia a la baja se produce, una vez más, por los criterios utilizados por la Comisión Europea, según los cuales, a pesar del auge de las start-up, de que estas han crecido y han creado más negocio, no ha habido nuevos “inventos”.

Los criterios utilizados por la Comisión no tienen tanto en cuenta el auge de 'start-up' como la aparición de nuevos "inventos"

CRECIMIENTO EUROPEO DEL 2,5%
La buena noticia es que Europa se está acercando al nivel de la innovación de países punteros como Japón y Estados Unidos, según la Comisión Europea, que apunta que los mejores países de la Unión Europea podrían situarse casi a la par de los dos anteriores y de Corea del Sur.
“La innovación europea se ha incrementado una media anual del 0,7% entre 2008 y 2015, pero no ha crecido igual en todos los países ni indicadores”, afirman desde la CE. Por ejemplo, el crecimiento ha sido muy fuerte en los sistemas de investigación, debido al aumento de la colaboración internacional en publicaciones especializadas; y relativamente fuerte en otros aspectos, como los efectos económicos y los recursos humanos.
Por todo ello, la CE espera un crecimiento europeo global del 2,5% en los próximos dos años y que la tendencia siga al alza en los países competidores de la Unión Europea, como Japón, EE. UU. y Corea del Sur. En este sentido, el país asiático sigue siendo más innovador que el conjunto de la UE gracias al crecimiento continuo que ha vivido en los últimos ocho años, mayor incluso que el de EE. UU. y Japón.
En el caso de EE. UU., el informe asume que ha sido mucho más innovador que Europa, pero indica un cambio de tendencia importante: se ha reducido la diferencia entre este y algunos países de la UE, que casi estarían alcanzando al gigante americano. Lo mismo ocurre con Japón, que siempre había mantenido un margen considerable respecto a los países europeos y que ve cómo se va recortando gradualmente a favor de Europa.