User menu

Pocas mujeres en el sector, pero con poder

Un tercio de las 'start-up' españolas cuenta con una mujer entre sus fundadores o en puestos ejecutivos

Un estudio de Spain Startup señala que los proyectos de innovación liderados por mujeres fallan menos y que solo fracasan el 48% de ellas, frente al 66% de los liderados por los hombres.

En España, el 33% de las start-up cuenta con una mujer entre sus fundadores o en sus cargos más altos, según el portal especializado Startupxplore, que compara la situación española con la del resto del mundo a partir de los datos del Startup Genome Report de 2015, que indican que solo el 18% de este tipo de empresas cuenta con una mujer como fundadora.
Aunque esta es una tendencia que no solo afecta a las start-up, sino a todo el ecosistema emprendedor. Y es que el último informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), la red mundial más importante sobre emprendimiento, apunta que hay más de 650.000 mujeres emprendedoras en España, y que alrededor de 128 millones de mujeres en el mundo están liderando empresas consolidadas y demuestran altos niveles de innovación en sus iniciativas. La buena noticia es que desde 2012 ha disminuido un 6% la brecha de género.
El mismo estudio señala que la Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) entre las mujeres se ha incrementado un 7% en sesenta y una economías de todo el mundo en tan solo dos años, y hoy ronda el 11%, mientras que, en España, tras caer al inicio de la crisis, se ha estabilizado en el 4,5%. Además, las mujeres españolas lideran un porcentaje mayor de negocios consolidados que las de otros países de Europa, aunque perciben pocas oportunidades para la puesta en marcha de una empresa, a pesar de que se sienten muy capacitadas para ello.
Cuando hablamos de start-up, las cifras cambian ligeramente, ya que, según datos recogidos por Startupxplore en diciembre de 2015, casi el 70% de las start-up fueron fundadas por hombres. Y eso es así, entre otros factores, porque el 77% de los fundadores de estas empresas tiene un perfil técnico, y este tipo de formación es aún mayoritariamente masculina, con un 80% de hombres, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).
También Spain Startup realizó un mapa del emprendimiento con ocasión del South Summit de este octubre, a partir de los 1.534 proyectos que participaron en la Start-up Competition. En él, se hacía un retrato del emprendedor tipo como un hombre de 34 años, con formación universitaria en el 97% de los casos y emprendedor recurrente (el 51%). Y, en este sentido, el mismo documento indicaba que la presencia de la mujer en el sector seguía estancada en el 17%.
Este estudio señalaba que las start-up lideradas por mujeres “fallan menos”, y que solo fracasan el 48% de ellas, frente al 66% de las lideradas por hombres. Además, “las mujeres son más conservadoras a la hora de gestionar los recursos de que disponen, pero, a la vez son más atrevidas en la cantidad de financiación que piden. El 54% de ellas pide entre 50.000 y 500.000 euros, frente al 44% de los hombres”.
Los números no son los únicos testigos de que los tiempos cambian y la brecha se va cerrando poco a poco; también empiezan a crearse foros específicos para mujeres, lo que demuestra que hay masa crítica para ello. Es el caso de aceleradoras centradas en el emprendimiento femenino, como la estadounidense Bad Girl Ventures, entre otras.

MUJERES DE IMPACTO
Una de las patas fundamentales del ecosistema start-up es la inversión, y, en este caso, también hay diferencias de género: en 2015, las mujeres representaban el 25,3 % de los business angels a nivel mundial, una cifra menor que la de 2014, cuando su presencia llegaba al 26,1 %, según el Center for Venture Research. Ante estas cifras, la Fundación Ship2B, con la colaboración de Fundación EY, ha puesto en marcha la primera red de mujeres inversoras y mentoras de impacto social en España. Se trata de la iniciativa Mujeres de Impacto, que busca promover proyectos de emprendimiento de diferentes áreas que generen un impacto positivo en la sociedad. Ya cuentan con la participación de altas directivas, inversoras y empresarias de compañías y entidades como PepsiCo, Fujitsu, Fundación Banc de Sabadell, Casademont y Armand Basi, informan desde Ship2B.
Ellas mismas han creado también la aceleradora de género de Ship2B, Women’s Challenge, dedicada a impulsar start-up que estén lideradas por mujeres emprendedoras, o bien se centren en temáticas de género. En su primera edición, aceleran proyectos con necesidades de financiación superiores a 100.000 euros que ya facturen y hayan desarrollado un programa piloto. La primera start-up promovida por Women’s Challenge es Teterum, una iniciativa social de venta online de té gourmet que trabaja con centros especiales de trabajo.
“Women’s Challenge nace por dos motivos; el primero, porque las mujeres seguimos enfrentándonos a un gran número de retos todavía sin resolver, y desde Ship2B queremos apoyar todos esos proyectos empresariales que día a día luchan para darles respuesta. En segundo lugar, cuando analizamos los proyectos acelerados desde Ship2B en los últimos dos años detectamos una baja presencia de equipos liderados por mujeres, y queremos cambiar esto; queremos apoyar también proyectos empresariales liderados por mujeres con talento”, aseguraba Maite Fibla, cofundadora de Ship2B, en la presentación de la aceleradora.
Por otra parte, según sus datos, solo cuatro de cada cien inversores son mujeres, y desde Ship2B quieren contribuir a cambiar esta situación y “hacer que las mujeres lideren una nueva economía social mucho más humana e inclusiva”, afirma Fibla.

La mujer más poderosa de (este) mundo

La mujer más poderosa del mundo en la categoría de tecnología según Forbes se llama Sheryl Sandberg y es COO –la jefe de Operaciones– de Facebook. Ha conseguido este puesto por quinto año consecutivo y ocupa el séptimo lugar entre las mujeres más poderosas del mundo, una lista que encabeza la canciller alemana Angela Merkel. Con una fortuna personal de 1.400 millones de dólares, a Sandberg no se la considera poderosa solo por ser millonaria y la más alta ejecutiva en la quinta compañía mejor valorada del mundo, sino también por su trabajo a favor del empoderamiento de las mujeres en su lugar de trabajo y de la división de las tareas en el hogar. Sin embargo, Forbes advierte de que tanto el ejemplo de Sandberg como el de las otras mujeres que están en la lista son solo la cara amable de una moneda en cuya cruz se puede leer que ellas ocupan solo el 11% de las posiciones ejecutivas en Silicon Valley, según la firma Fenwick & West. Y, más allá del valle, solo el 25% de los trabajos tecnológicos están ocupados por mujeres, y el 5% de las 'start-up' tecnológicas están lideradas por mujeres.