User menu

Javier Cámara, cofundador de beBee

“Vamos a instalarnos en Silicon Valley porque tenemos que estar cerca del talento”

Considerada una de las 'start-up' con más proyección de Europa, beBee prepara una versión mejorada de su plataforma y adelanta su salto a Silicon Valley

Juan Imaz y Javier Cámara, fundadores de beBee

Fueron seleccionados por la Unión Europea para participar en la segunda edición del Start-ups Europe Comes to Silicon Valley (SEC2SV) como una de las start-up más prometedoras del continente y destinada a ser el próximo unicornio –las valoradas en mil millones de dólares– creado en Europa. Se trata de la red social profesional beBee, fundada en el año 2015 en Alcobendas por Juan Imaz y Javier Cámara, que ya tiene más de once millones de usuarios. La clave de su éxito es que los usuarios conectan entre sí no solo a través de sus perfiles profesionales, sino, sobre todo, por sus intereses personales. Ya de regreso de Estados Unidos, Javier Cámara nos cuenta la experiencia de su paso por Silicon Valley.

¿Qué traéis en la maleta?
Uno ha visto muchas películas y tiene una idea preconcebida de todo aquello, pero la primera conclusión a la que llegas es que es otra vida. De las dieciocho empresas tecnológicas mayores del mundo, todas son norteamericanas, y, de ellas, quince están en Silicon Valley. El networking que se hace allí en ocho días lo consigues en España en cinco años, siendo optimista. Se respira espíritu emprendedor, hay start-up de todo el mundo, y eso hace que aprendas día a día. El conocimiento que tienen allí es alucinante. También estuvimos en la Universidad de Berkeley, de donde salen emprendedores con la empresa puesta en marcha, lo que aquí es totalmente impensable. Si a todo esto añades que allí están las empresas potencialmente compradoras, el resultado es un entorno único y muy difícil de copiar. Queremos estar allí sí o sí, porque soñamos en grande y soñar es gratis. ¿Por qué no soñar que beBeep pueda ser un Twitter o un LinkedIn? Si pretendemos realizar este sueño, tenemos que estar en Silicon Valley.

La diferencia entre, por ejemplo, LinkedIn y beBee es que los usuarios conectan entre sí no solo a través de sus perfiles profesionales, sino, sobre todo, por sus intereses personales

Vosotros ya conocíais el mercado estadounidense porque inaugurasteis una oficina en Nueva York hace unos meses.
Sí, pero usando una analogía del fútbol, si Nueva York es la primera división, Silicon Valley es la Champions, la segunda división es Londres y el resto del mundo… casi no existe.

Después de la experiencia, ¿qué cambiará en la plataforma y en vuestra forma de afrontar el futuro?
Nos ha ayudado mucho el espíritu competitivo que hay allí, la obsesión por tener el mejor producto. Y eso nos ha dado una visión mucho más nítida de cómo debe ser el lanzamiento y la próxima versión de beBee, que será en enero. Vamos a ofrecer muchas más funcionalidades a los usuarios, porque nuestro objetivo es dar el máximo posible de herramientas de comunicación, y gratis, porque el modelo de negocio de beBee es la publicidad. Y vamos a instalarnos en Silicon Valley, además de en Nueva York, porque tenemos que estar cerca del talento y aprender muchísimo más.

Estuvisteis en Silicon Valley porque os consideraron una de las 'start-up' más prometedoras de la UE y os presentan como el futuro unicornio. ¿No da un poco de vértigo?
Lo cierto es que aún no hemos hecho nada. Es un aliciente, gasolina que te ayuda a correr más rápido, pero tenemos los pies en la tierra: somos setenta personas trabajando en beBee y competimos con empresas de ocho mil empleados. No nos falta ilusión, tenemos un producto bueno, pero todavía debe mejorar mucho más gracias a todo lo que hemos aprendido en Silicon Valley, ideas que hemos traído y que queremos ejecutar.

¿Cómo cuáles?
Lanzaremos una nueva versión con mensajería instantánea, videoconferencias con intercambio de ficheros…, así como una sociedad de empleo con un componente social, un concepto que en EE. UU. está muy arraigado, pero que en España no se aplica. La misión de beBee es que el mundo profesional sea más abierto y esté más conectado. En EE. UU. nos ven como un serio competidor de LinkedIn, y eso es un orgullo para nosotros, porque esa plataforma se ha convertido en un directorio profesional de mucho éxito donde la gente va a buscar empleo o a vender cosas, pero que no genera engagement. Nos dimos cuenta de eso, y, por ese motivo, la apuesta de beBee es establecer contactos profesionales a través de pasiones o hobbies. Si compartimos una afición, seguro que vamos a tener más probabilidades de hacer un networking más efectivo.

beBee nació en 2015 y ya tenéis más de once millones de usuarios. ¿Os esperabais un crecimiento tan espectacular?
Ahora tenemos 11.354.000 usuarios. Un emprendedor siempre es optimista. Te seré sincero, creemos que tenemos un muy buen producto y que hemos salido en el momento oportuno, en el que LinkedIn está aflojando. Su modelo de suscripción, en el que tienes que pagar por todo, es anti-engagement, mientras que, si miras las redes sociales de éxito, todas son gratuitas y están enfocadas en dar el mejor servicio posible al usuario. Nosotros estamos convencidos de que el modelo de negocio debe ser la publicidad. Es en lo que tenemos experiencia, ya que llevamos dieciocho años dedicados a la publicidad; es en lo que creemos y es lo que da dinero. Mira, si no, los ingresos de todas las redes sociales, salvo LinkedIn.