User menu

Dra. Pilar Govantes Medicina Estética. BIOSBCN Clínica de Medicina Estética

“Thermage es el tratamiento estético no quirúrgico más efectivo contra la flaccidez”

Los años traen consigo un deterioro del colágeno, dando lugar a la aparición de las arrugas y la flaccidez en la piel. Entonces, la dermis se hace más fina y pierde elasticidad, se atrofian las estructuras musculares y óseas, y el tejido conectivo (la estructura encargada de mantener la unión entre la musculatura y la piel) se debilita.

Nos lo explica la Dra. Pilar Govantes, que en estos casos recomienda el tratamiento Thermage.

Dra., ¿La flaccidez es un proceso?

Sí. El proceso de flacidez facial suele comenzar por el párpado superior, creando la sensación de tener los ojos pequeños, y por los pómulos. La piel del cuello también se relaja y el tejido del mentón comienza a manifestar lo que se conoce como ‘doble papada’. El paso del tiempo es el condicionante principal para la aparición de flaccidez en el rostro y el cuerpo, pero otros factores, como los cambios bruscos de peso, el ritmo de vida, el estrés o la falta de sueño, pueden acentuar y acelerar el proceso. La falta de sueño, sin duda, hace envejecer más rápido. Si no dormimos bien o lo suficiente, las ojeras, ojos inflamados y cansancio van quedando en nuestro rostro y, con el tiempo,  el efecto acumulado contribuye a crear líneas de expresión, arrugas y descolgamiento, haciendo que, en definitiva, no nos veamos bien.

¿Cuál es su propuesta para tratar estos signos de envejecimiento?

El tratamiento con Thermage, una tecnología patentada de radiofrecuencia que calienta con absoluta seguridad las capas profundas de la piel, estimulando el colágeno existente y el crecimiento de nuevo colágeno, para dar a la piel un aspecto más joven.

Dos horas de tratamiento, una sola sesión y la ventaja añadida de que al salir de la clínica se puede retomar la vida normal, porque no deja rojeces ni morados ni nada que haga notar que nos hemos hecho un tratamiento que, por cierto, en este caso puede realizarse en cualquier época del año.

Una sesión de Thermage, dos horas de tratamiento y adiós  la flaccidez”

¿En qué casos recomienda Thermage?

Lo recomiendo a cualquier persona a partir de los 40 años que empiece a notar que la flaccidez empieza a hacer mella en su rostro, que note que se le está desdibujando la barra mandibular, pérdida de óvalo facial, que el pómulo ha caído…; o en su cuerpo, ya que se puede aplicar en el abdomen, la cara interna de los brazos, piernas, rodillas…. En general, en cualquier zona en la que se advierta descolgamiento. 

¿Qué resultados consigue Thermage?

Una notable reafirmación de la piel y, a nivel facial, contornos más definidos en la línea de la mandíbula y bajo el mentón, así como un alisado de arrugas poco profundas. Thermage consigue que te veas como cuando eras más joven y con un aspecto más descansado. Para mí, actualmente es el tratamiento no quirúrgico más efectivo contra la flaccidez.

Tras la sesión de Thermage, se advierte un efecto flash inmediato, pero después sigue actuando de forma progresiva y continua, por eso la lectura del resultado final hay que hacerla más o menos a los seis meses. Y puede durar hasta dos años. Tanto en hombres como en mujeres los resultados son excelentes.

En casos en los que existan arrugas muy marcadas, podemos complementar con un tratamiento de bótox.

¿Cuál es su enfoque en el tratamiento con bótox?

Para mí el bótox, más que un tratamiento para eliminar las arrugas, es un tratamiento antiaging. No en vano, lo que hacemos no es solo tratar la arruga, sino retrasar que se nos vayan marcando las que no nos interesan y envejecen más, como la del ceño fruncido o las patas de gallo. Con el bótox trato de conseguir la mejor expresión de cada paciente. Como si le hiciera una batería de fotografías y eligiera aquella en la que mejor se ve…

C/ Balmes 177, 2º, 1ª Barcelona
Tel. 932 388 166 - 615 265 111
www.biosbcn.com