User menu

Mireia y Genís Vera, Responsables de Quinto Punto

“Con tenacidad y constancia es posible competir con las prendas de punto asiáticas”

Quinto Punto es una empresa especializada en la confección de prendas de punto de calidad para público femenino. Para conocer con más detalle en qué consiste su actividad, hablamos con sus responsables, Mireia y Genís Vera.

 

¿Cuáles fueron los inicios de Quinto Punto?

La empresa nació en Barcelona en el año 2004. En aquellos tiempos externalizábamos la producción, pero el crecimiento del día a día hizo que tomáramos la decisión de comenzar a producir de forma directa nuestras colecciones.

 

Y se trasladaron…

Así es. En 2006 decidimos trasladar la empresa a Igualada, una zona con una larga tradición en el sector. En estos años hemos logrado posicionarnos en el mercado y comercializar nuestros productos en España y Portugal.

 

¿A través de qué canales llegan al público?

Nuestro modelo de negocio se basa en ofrecer productos a los clientes con gran volumen de compra, lo que nos hace estar presentes en grandes superficies, distribuidores y cadenas de tiendas con nuestras colecciones, que se presentan con las marcas Quinto Punto y BuddyBlue. Además, tenemos la capacidad para producir prendas con la marca y la etiqueta del cliente, que confía en nuestros acabados para incorporar su marca propia. Es el caso de El Corte Inglés, Trucco o In Side en España, de Costco en los Estados Unidos o de ITOCHU en Japón.

 

¿A qué perfil de usuario se dirigen sus prendas?

Nos dirigimos a una mujer joven, activa y moderna, a personas que disfrutan vistiendo de una forma cómoda y con diseños originales. No nos limitamos en edades, sino que nuestras prendas pueden ser llevadas por una chica de 20 años o por una mujer que sobrepase los 50.

La empresa llega al mercado con las marcas Quinto Punto y BuddyBlue

¿Sólo prendas de mujer?

Nuestras colecciones son solo de mujer, sí. De todos modos, confeccionamos también prendas bajo pedido para hombre y niño si el cliente lo desea así. También podemos realizar colecciones completas para otras marcas que confían en nuestra calidad de acabados.

 

¿Qué diferencia a Quinto Punto de sus competidores?

En realidad, nuestra principal competencia es exterior y procede de talleres de China o de Turquía, por ejemplo, zonas que ofrecen unos costes inferiores a los que se dan si se produce en España. Para diferenciarnos ofrecemos algo que esos competidores no pueden: proximidad y flexibilidad. El mundo del punto ha evolucionado de tal modo que aquello de lanzar dos colecciones (primavera-verano y otoño-invierno) está pasando a mejor vida. Hoy se ha instaurado también aquí la filosofía del pronto-moda, una forma de trabajar que hace que los clientes se adapten rápidamente a las tendencias del mercado. Quinto Punto puede dar respuesta a una necesidad así en solo tres semanas desde que recibe el encargo, algo que no pueden hacer ni en China ni en Turquía.

 

¿Han abandonado entonces las dos colecciones?

No, continuamos haciéndolas y creando nuestros diseños, aunque prácticamente cada semana hay que ir renovándolas para dar respuesta a las necesidades del mercado. También ahí somos muy flexibles.

 

¿Qué papel juega el precio en un mercado como este?

El precio es un factor muy importante y, de hecho, ha marcado mucho el modelo de negocio de Quinto Punto. Para competir con los productores extranjeros hemos optado por un modelo basado en altos volúmenes y márgenes pequeños. Trabajamos mucho y en grandes cantidades y es el volumen y la estructura interna lo que nos permiten seguir creciendo y logrando beneficios. También es necesario decir que no sería posible avanzar en un proyecto como este sin que las prendas tengan la calidad, el diseño y los acabados adecuados.

Quinto Punto acaba de poner en marcha su departamento de exportación

¿El reto de la compañía es la exportación?

Sin duda. De hecho, recientemente hemos puesto en marcha el departamento de exportación y ya hemos comenzado a establecer contactos con clientes en Francia, Bélgica y Holanda que son muy prometedores. La exportación debe permitirnos crecer y también romper la estacionalidad del punto. Piense que la temporada fuerte comienza en abril y finaliza en diciembre, por lo que trabajar para países con otros climas puede ayudarnos a aumentar los meses de mayor número de operaciones de producción.

 

¿Cómo ven el futuro de la empresa a medio plazo?

Hemos demostrado que a partir de la tenacidad y de la constancia es posible competir desde España contra las empresas que han deslocalizado la producción. En su día apostamos por trabajar aquí cuando lo normal era lo contrario. Y poco a poco, buscando la excelencia para hacer las cosas bien, hemos logrado convertirnos en un apéndice del cliente, que sabe que puede apoyarse en nosotros siempre.

Si hablamos de la foto a futuro de Quinto Punto, el objetivo es duplicar la facturación de la empresa en un plazo de cinco años para alcanzar los seis millones de euros. La exportación debe ser una pata de ese crecimiento, pero también el mercado nacional, donde estamos muy bien considerados.