User menu

Wittenstein, referencia mundial en accionamientos mecatrónicos

Wittenstein es una empresa alemana especializada en fabricación de accionamientos mecatrónicos para todo tipo de maquinaria. Con 2.000 empleados en todo el mundo y una facturación de 300 millones de euros, la compañía tiene presencia directa en España desde el año 2007

La empresa, que dirige sus productos a los fabricantes de maquinaria para varios sectores (packaging, máquina-herramienta, automatización…) basa su filosofía de trabajo en ofrecer a sus clientes productos de alta calidad y rendimiento acompañados de un servicio personalizado, en especial en campos como los reductores y los servoactuadores. En este sentido, Thorsten Weiss, Gerente de la filial española –que se ocupa también del mercado portugués y el brasileño– explica que “nuestra oferta incluye en su gran mayoría productos estandarizados, aunque si el proyecto que plantea un cliente es económicamente viable también tenemos la capacidad para realizar diseños a medida. Se trata de una venta técnica, de ahí que todos nuestros comerciales sean ingenieros y tengan la capacidad para hablar el mismo lenguaje que los clientes”. 

Innovación
En un mundo que se basa en la mecánica, la innovación no siempre es fácil de conseguir. Sin embargo, Wittenstein lo ha logrado a través de diversos lanzamientos, entre ellos Galaxie, un reductor que en menores dimensiones que los habituales permite obtener mayores prestaciones y más potencia, incrementando la productividad de la máquina. Presentado en la feria de Hannover del pasado año, Weiss explica que “su acogida ha sido excelente, puesto que gracias a su revolucionaria cinemática, permite lograr incrementos de productividad de entre el 30 y el 60% mejorando también el nivel de precisión de otros productos similares”.
De cara al futuro, la dirección de Wittenstein apuesta por potenciar su cuota en todos los mercados donde está presente. “La intención es lograr que cuando un fabricante de maquinaria necesite algún tipo de accionamiento, el primer nombre que le venga a la mente sea el nuestro”, concluye Thorsten Weiss.