User menu

Publicado en el DOCG del 15 de febrero

Aprobado el avance del plan director urbanístico que afecta a la Costa Brava

El pasado 13 de febrero de 2019 la Comisión territorial de urbanismo de Girona aprobó el avance del Plan Director Urbanístico (PDU) de revisión de los suelos no sostenibles en el ámbito del litoral gerundense. En la misma reunión se acordó una extensión de la moratoria de tramitación de nuevos instrumentos de planeamiento y de gestión de nuevas licencias de edificación, aprobada el pasado 17 de enero. esta moratoria afecta a todos los suelos urbanos y urbanizables sin edificar situados en la franja de 500 metros del litoral gerundense y ubicados mayoritariamente en terrenos con pendientes superiores al 20%.

Según el Departamento de Territorio y Sostenibilidad, el PDU analizará ámbitos de los municipios del litoral gerundense donde todavía se podría construir, pero que no se han llegado a desarrollar y propondrá, si hace falta, la estrategia más adecuada. Esta estrategia podría pasar por su desclasificación, por la reducción del ámbito a urbanizar o por el cambio de modelo; y se traducirá de forma legal en normas, directrices o recomendaciones que los municipios tendrán que cumplir.

El análisis de cada ámbito tendrá en cuenta el cumplimiento de los siguientes tipos de criterios:

- Criterios territoriales: si respeta la estrategia de crecimiento marcada por aquel municipio en el Pla Territorial parcial de les Comarques Gironines, aprobado el 2010, con el objetivo de orientar el desarrollo urbanístico y territorial de la demarcación.

- Criterios urbanísticos: si se sitúa a continuación del casco urbano o si el terreno tiene pendiente.

- Criterios sectoriales: si respeta la normativa de protección ambiental y de riesgos naturales o tecnológicos, así como la Ley de Costas.

 

Actuaciones del PDU

El Plan Director Urbanístico llevará a cabo tres tipos de actuaciones:

  1. Revisión de 165 sectores de suelo urbanizable. Estos sectores suman 1.543 hectáreas, y están situados en los 17 municipios de la Costa Brava que no tienen su planeamiento adaptado al contenido del Pla Territorial parcial de les Comarques Gironines. Se trata de los municipios de: Portbou, Colera, Lanzó, el Port de la Selva, Cadaqués, Roses, Sant Pere Pescador, l’Escala, Torroella de Montgrí, Pals, Begur, Mont-ras, Sant Feliu de Guíxols, Santa Cristina d’Aro, Tossa de Mar, Lloret de Mar y Blanes. Concretamente, son 137 sectores de suelo residencial o mixto que suman 1.333 hectáreas, y dónde todavía se podrían construir 20.181 viviendas y 28 sectores de actividad económica, con un total de 209 hectáreas. Para cada uno se propondrá su desclasificación, reducción o reordenación.
  2. Revisión de los suelos urbanizables y de los suelos urbanos no desarrollados situados en la franja de 500 metros del litoral de los 22 municipios costeros de Girona. Son aquellos suelos que todavía no tienen ni los viales ni los servicios construidos. Se mejorará su ordenación.
  3. Revisión de la normativa de edificación para mejorar la adaptación paisajística de las construcciones que se puedan edificar en suelos urbanos consolidados. Son aquellos suelos que tienen viales y servicios, pero dónde todavía no se ha construido.

 

Una vez aprobado inicialmente, se someterá una segunda vez a información pública para que se puedan presentar las alegaciones que se consideren. Una vez estudiadas las alegaciones e incorporadas -si se tercia- al texto, la Comisión de urbanismo de Girona hará la aprobación provisional y elevará el documento a la Comisión de Política Territorial y de Urbanismo de Cataluña para su preceptivo informe final. El Conseller de Territorio y Sostenibilidad firmará la aprobación del Plan director, que se publicará en el DOGC y entrará en vigor al día siguiente.

 

Primera y segunda moratoria

El pasado 17 de enero se aprobó una primera suspensión de tramitaciones de nuevos instrumentos de planeamiento y de gestión, así como de la concesión de licencias de obra nueva. Afecta todos los suelos urbanos y urbanizables sin edificar situados en la franja de 500 metros del litoral gerundense y ubicados mayoritariamente en terrenos con pendientes superiores al 20% . Esto implica que, desde entonces, no se pueden tramitar ni proyectos de urbanización ni de reparcelación, y que los ayuntamientos tampoco pueden otorgar licencias para empezar nuevas edificaciones en los sectores y suelos afectados por la suspensión.

La moratoria no paralizó obras de urbanización o de construcción que ya estuvieran autorizadas en los sectores afectados. Dicha suspensión afecta a 43 sectores de suelo urbanizable que suman más de 270 hectáreas de superficie y 850 hectáreas más de suelos clasificados como urbanos. Todos situados en primera línea de mar y en pendiente de 14 municipios litorales. Hay que matizar que, si durante la redacción del Plan director se evidencia que la moratoria es innecesaria en algún ámbito concreto, se dejará sin efecto.

El avance del PDU aprobado ahora incluye una extensión de aquella moratoria; por lo tanto, se suspende al amparo del artículo 73.1 del TRLU, con el fin de estudiar la formación o la reforma, la tramitación de planes urbanísticos derivados concretos y de proyectos de gestión urbanística y de urbanización, como también se suspende el otorgamiento de licencias de parcelación de terrenos, de edificación, reforma, rehabilitación o derribo de construcciones, de instalación o ampliación de actividades o usos concretos y otras autorizaciones municipales conexas establecidas por la legislación sectorial, en los ámbitos incluidos en el plano de suspensión de licencias.

Como en el caso de la primera moratoria, no se paralizan obras de urbanización o de construcción que ya estén autorizadas. La duración máxima de esta segunda moratoria es de un año ampliable a otro más.

 

Valoración de la APCE sobre las moratorias en el litoral de Girona

Desde la primera moratoria, la APCE conoció el texto a través de las informaciones publicadas en prensa, hecho que sorprendió a los portavoces de la entidad, y especialmente por el calado de la operación, ya que afecta a toda la Costa Brava y no solo a los suelos urbanizables, sino que también afecta al suelo urbano consolidado y el no consolidado, es decir, prácticamente a todos los solares de los 17 municipios afectados.

Posteriormente, a pesar de las manifestaciones de la plataforma vecinal que pide el cese de las obras en curso, los portavoces de la APCE han expresado claramente que confían en que este cese de actividad no pase, ya que, de producirse, se perdería definitivamente toda seguridad jurídica.

Cuando se habla de paralizar obras de inmuebles, debe ponerse de manifiesto que se está refiriendo a construcciones ajustadas al planeamiento general y con licencia municipal concedida. Y cuando se habla de urbanización de terrenos, son actuaciones urbanísticas con proyectos aprobados de acuerdo con el planeamiento genera y parcial.

Una de las cuestiones que se han reflejado en prensa es el hecho de que se quiera paralizar la ejecución de planeamientos antiguos que no encajan con el actual momento económico y social. Desde la APCE consideramos oportuno que se revisen los planeamientos antiguos, pero es ilógico que existan muchos, ya que después del “II Debat Costa Brava” celebrado en el 2004, se acordó que la Generalitat impulsaría una modificación para adecuar el planeamiento litoral (como de hecho se hizo con la aprobación definitiva, en 2005, del vigente “Pla Director Urbanístic del sistema costaner”). Por lo tanto, desde la APCE insistimos en que siempre es bueno revisar, pero que no parece que pueda existir tanto desfase, a la luz de las modificaciones realizadas con anterioridad en el planeamiento y la posterior aprobación del Plan director.

Para la APCE, lo más grave es que esta moratoria se produzca en un momento en el que se estaban empezando a construir nuevas urbanizaciones en la costa después de 10 años de crisis. Una zona que, como puede verse por los datos recientemente publicados por el Col·legi Oficial d’Arquitectes de Catalunya (COAC), aparte de Girona ciudad, la costa es prácticamente el único lugar en el que se está recuperando la actividad.

La APCE confía que, tal y como afirma el Govern, se pueda dejar sin efecto la moratoria lo antes posible en aquellos solares que no tienen ningún problema, y que también en el resto se resuelva con a la mayor brevedad, porque si no se producirá una paralización general de la construcción en la zona y ello afectaría de manera muy negativa en la economía de la provincia de Girona.