User menu

Rosa Roca Morató, Directora General de ADDIENT

 

El papel de las Entidades Colaboradoras (EC) - Declaración Responsable

LOS RETRASOS EN LA CONCESIÓN DE LICENCIAS DE OBRAS

Las grandes promotoras que actualmente operan en España tienen como objetivo prioritario maximizar la eficacia en el tiempo destinado a la inversión: desde la compra del terreno hasta la futura venta de promociones inmobiliarias. Los ciclos económicos, así como las posibles incertidumbres políticas, precisan acortar dicho periodo de inversión.

Hoy en día la obtención de la licencia de obras es el mayor obstáculo de todo el proceso de construcción de una promoción inmobiliaria. Es por ello por lo que muchos promotores deciden invertir en la compra del suelo para su nueva promoción en función de la agilidad y disposición del Ayuntamiento para la obtención de su licencia de obra. Hay quejas constantes de la falta de recursos técnicos en los consistorios para conseguir tiempos óptimos en la revisión de los proyectos técnicos, lo que supone un factor de decisión importante que afectaría aquellos ayuntamientos con menor agilidad en la tramitación de las licencias de obra.

En su día, Barcelona dio un paso adelante y fue pionera no solo en la externalización de las licencias de actividades a las Entidades Colaboradoras (EC) en el año 2000, sino que desde 2012 permite la externalización del ejercicio de las funciones de verificación y control de los proyectos de obra, incluyendo las promociones residenciales. Este ejercicio se formalizaba en el llamado Informe de Idoneidad Técnica (IIT) y suponía un avance en los tiempos de tramitación: el proyecto registrado en el Ayuntamiento ya tenía una revisión previa, por un lado, de la integridad documental, suficiencia e idoneidad del proyecto y la documentación correspondiente a la licencia y, por otro lado, de las previsiones de la normativa aplicable. 

El Informe de Idoneidad Técnica, externalización parcial de la licencia de obras ha mejorado el proceso de revisión, pero siguen existiendo retrasos en la concesión de licencias ya que, una vez en el Ayuntamiento, el proyecto es revisado de nuevo por los servicios técnicos (se completa su revisión en la parte urbanística, planes de usos y planeamiento derivado), se distribuye a otros departamentos y, después de varios meses, finalmente es decretada la licencia. Por tanto, la licencia de obras firmada por los servicios técnicos del Ayuntamiento sigue alargando el proceso, aun disponiendo del ITT.

Diversos ayuntamientos se están planteando la posibilidad de unirse a la externalización parcial de la licencia de obras; el próximo en hacerlo será el Ayuntamiento de Sant Cugat. Los promotores esperan que se amplíe a todos los ayuntamientos, y especialmente a los del área metropolitana.

Otros consistorios han optado por la externalización total de la licencia de obras, sustituyéndola por una Declaración Responsable del promotor, previa revisión del proyecto y emisión del Informe de Conformidad Técnica por parte de una Entidad Colaboradora. Al registrarse, el promotor podrá iniciar las obras al día siguiente, y el Ayuntamiento podrá ejercer sus funciones, revisando la documentación sin que por ello se aumenten los tiempos de tramitación para iniciar las obras.

La licencia de primera ocupación es otro proceso que alarga el periodo de inversión y que deben realizar los promotores para conseguir, cuanto antes, el visto bueno del Ayuntamiento y poder iniciar la comercialización u ocupación del edificio. En este punto, el Ayuntamiento de Barcelona ya tuvo la previsión en su ordenanza -art. 9 de la ORPIMO- de externalizar estas funciones mediante una EC, pero a día de hoy todavía no se ha hecho efectivo. Sí se ha externalizado en otros ayuntamientos con un resultado positivo.

En todas estas mejoras de los tiempos de tramitación las Entidades Colaboradoras,  empresas imparciales y exentas de presiones políticas,  juegan un papel crucial y ADDIENT, que nace como consecuencia de la externalización del Ayuntamiento de Barcelona, sabe que el rigor y la garantía de su trabajo son piezas clave para ganarse el respecto de los ayuntamientos y de la sociedad en general con el fin de que se avance en la externalización total y se pueda dejar de hablar de retrasos en las licencias de obras. Esta manera de trabajar se inculca día a día a nuestro equipo mediante procedimiento internos eficientes y eficaces, formación técnica, supervisión, y sabiendo que la celeridad es nuestra mejor inversión presente y futura.