User menu

AECJ

Centros de Jardinería, centros llenos de vida

Está demostrado que las plantas son beneficiosas para la salud. Todos conocemos la incidencia de la fotosíntesis en el medioambiente, la importancia de los árboles en tanto que pulmones de la atmósfera, pero ¿somos realmente conscientes de cómo incide sobre nuestro bienestar una sola planta en nuestro entorno? Todo es cuestión de escalas.

Estudios científicos prueban los diferentes efectos beneficiosos que ejercen las plantas en nuestro organismo. Es un tema físico: una planta absorbe ruidos en espacios abiertos, depura el aire a nuestro alrededor, atrae las ondas de los ordenadores y crea una sensación de bienestar que estimula la creatividad, reduce el estrés y disminuye la fatiga.

 

Efectos

Por supuesto, todos estos efectos son extrapolables al hogar. La decoración viva, la compañía de las plantas y su efecto embellecedor hacen de ellas un elemento con el que establecer una relación. Es por eso que como elemento decorativo no tiene comparativa. De precio asequible, la planta puede actualizarse según la temporada, adaptando el entorno a la climatología, a los colores e incluso al humor de quien con ella convive.

 

Cuidados

No debemos olvidar la clave de una planta duradera. Los cuidados adecuados son por supuesto la clave, pero también lo es la procedencia y cuidados que esa planta ha recibido anteriormente al llegar a nuestras manos. La cadena de mantenimiento de las plantas, su condiciones de mantenimiento durante su crecimiento y espera son definitivos a la hora de prolongar su vida. ¿Compraríamos un yogur en un local sin nevera? ¿O verduras en una tienda de muebles?

 

Cristina Balcells

¿Dónde comprar?

El canal natural de venta de plantas son los Centros de Jardinería.  Sus profesionales son los expertos en su crecimiento y cuidados, sus instalaciones están adecuadas a las necesidades de las plantas de interior, de las de exterior, las umbrías, las que necesitan sol. Son grandes instalaciones con vivero, riego adecuado, control de plagas, etcétera, que hacen que sean los únicos capaces de garantizar la excelencia en la salud de las plantas.