User menu

Dra. María José Villares, directora de la Unidad de Medicina Estética Dra. Villares en la Clínica Corachán (Barcelona)

Dosis naturales de alegría

Las últimas tendencias en la Medicina Estética hacen posible que el paciente mejore de forma equilibrada su aspecto (en especial sus ojeras). Se trata de técnicas menos agresivas, sin apenas efectos secundarios y de resultados discretos y naturales. Además, su aplicación resulta muy compatible con la actividad del día a día del paciente.

 

Nuestras vidas están llenas de muchas ocupaciones. Muchas de ellas nos hacen quedarnos trabajando hasta tarde, otras hacen que salgamos por la noche. Incluso si cuidamos niños. Todo el rostro; la piel y la mirada se resienten. Las ojeras son también, lamentablemente, una consecuencia inevitable. La aparición de ojos cansados se produce por una variedad de razones. Desde el abuso de la cafeína hasta una piel deshidratada. 

Para ello creo que es importante saber aconsejar al paciente, desde el punto de vista médico, estético y emocional. Somos todos distintos, y la personalización de los tratamientos es fundamental. 

Para disimular las ojeras nos encanta recurrir al rescate que nos proporcionan los maquillajes tapa ojeras. Pero siempre es mejor atacar el problema en su raíz, cuidando la piel como se debe y deshacerse de una vez por todas de esas feas bolsas bajo los ojos.

La falta de sueño aumenta los niveles de la hormona del estrés –llamada cortisol–. Ésta es la responsable de la aparición de arrugas, acné y las molestas bolsas bajo los ojos. El cansancio provocado por la falta de sueño provoca una deshidratación de la piel y una pérdida de colágeno en el área ubicada debajo de los ojos, dejando al descubierto los pequeños vasos de color azul que pasan por esa zona.

 Hoy en día es posible dar más luz a la mirada, suavizando el color de ojeras con carboxiterapia, peelings y plasma. Se consigue, además, un buen resultado rellenando las depresiones peri-oculares con ácidos hialurónicos de nueva generación; no inflaman, son indoloros y duran más en el tiempo.

Desde hace cinco años, estoy muy contenta con esta técnica de implante en esta zona de un ácido hialurónico específico; con aminoácidos, antioxidantes y vitamina B, cuyo objetivo es redensificar la zona peri-ocular, dando más vida a la mirada, de forma muy natural, sin dolor ni inflamaciones, yo misma me lo he puesto y me encanta.

También hay nuevas formas de administrar la toxina botulínica. Se trata de nuevas concentraciones, dosis bien aplicadas y orientación de las agujas –cada vez más invisibles–. Gracias a ello estamos obteniendo caras relajadas pero nunca paralizadas.

Las texturas de la piel del cuello, escote, cuerpo y brazos pueden mejorar con los inductores de colágeno, hilos tensores, radiofrecuencia...

Redefinir el óvalo facial, reducir grasa y celulitis son también muy demandados, al mismo tiempo que equilibramos los hábitos higiénico dietéticos para una buena salud estética.

Por ello, y aprovechando el cambio de estación, hay que animarse. Estos tratamientos ayudan a darse dosis naturales de alegría. Para poner buena cara al mal tiempo.

 

Dra. María José Villares Moreno

Clinica Corachán-3

C/ Gironella 6-8, 1º,

Consulta 1-8-B

08017 Barcelona

Tel. 93 280 45 70

info@dravillares.es

NRS H08000064