User menu

Núria Sánchez, kinesióloga 

KINESIOLOGÍA NÚRIA SÁNCHEZ

“Nuestro cuerpo guarda memoria”

FOTO: TONI SANTISO

Ha decidido pasar página y dejar atrás una etapa empresarial para emprender una nueva y dedicarse a lo que realmente le apasiona: la kinesiología psicoenergética en consulta y como instructora de formación.

-¿Qué te ha llevado a dejar la empresa y cambiar el rumbo? 

Llevo años practicando yoga, meditación… Los sábados hacía voluntariado en geriátricos o con personas muy enfermas. Me hizo reflexionar: “ayudo a gente que sufre mucho porque no ha sabido cuál era su proyecto de vida individual y ya no tienen tiempo”. Descubrí que quería dedicarme a aliviar el dolor del alma. Es un dolor con el que no puedes ir al médico. ¿Cómo explicas el dolor del vacío interno o que tu vida no tiene sentido? ¿Qué solución te van a dar?

-¿Cómo descubriste la kinesiología? 

Por casualidad fui a una jornada de puertas abiertas hace 15 años en Vida Kinesiología, con Juan Carlos Monge, maestro, un referente indiscutido en el sector y amigo. Me pareció magia lo que hizo… Con kinesiología se puede acceder a la memoria celular del individuo para comprender las asociaciones que nos han llevado a la limitación, física o emocional. Nuestro cuerpo tiene memoria y recuerda exactamente qué, cómo y cuándo nos pasó.

-Entonces, ¿creemos que estamos enfermos pero en realidad no lo estamos? 

No, no con esas palabras. Cuando nos sentimos enfermos, lo estamos, aunque en ocasiones son disfunciones. Al sentirnos nerviosos o preocupados se cierra el estómago, puede haber diarrea, dolor de cabeza, insomnio, etc. El cuerpo responde a todo lo que pasa en la mente, el corazón y el vientre. Con esas respuestas trabajamos los kinesiólogos, pero además contemplamos la parte (omitida) energética. Muchas veces, sabemos qué debemos hacer y cómo hacerlo, pero somos incapaces de llevarlo a cabo y ahí surge estrés; en esas ocasiones, con equilibraciones energéticas, emocionales y/o estructurales volvemos al equilibrio, a la homeostasis. No podemos vivir en estrés continuo porque tiene consecuencias fatales para nuestra salud y bienestar. Si no recuperamos el equilibrio, nuestro cuerpo lo compensará haciendo un sobreesfuerzo energética y fisiológicamente mucho más exigente que en el nivel óptimo, pero siempre preferible a estar en estrés continuo.

-¿Cómo se puede llegar al equilibrio real? 

Con las correcciones en kinesiología liberamos ese estrés que nos llevó a perder el equilibrio (homeostasis), pero lo hacemos con las causas, desde el origen. No solucionamos la consecuencia con una pastilla para dormir, vamos a buscar qué estresó y qué se necesita para vivirlo de otra forma, así desde la tranquilidad nos recuperamos de forma natural.

-Parece difícil llegar a saber el origen… 

Para ir al origen disponemos de una herramienta básica, el test muscular y la relación: músculo-meridiano-órgano. Esto nos proporciona el mapa de qué está pasando, cuáles son las causas de su dolor físico, mental o emocional y a determinar la actuación necesaria para la reorganización. En los músculos se encuentran memorias sobre situaciones o emociones. Todo nuestro cuerpo guarda memoria de lo vivido. A diario nos cargamos de responsabilidades, preocupaciones, limitaciones e incluso de grandes secretos que callamos. Cuando nos liberamos de una preocupación, súbitamente el cuerpo “descansa”. La postura cambia automáticamente nuestro estado mental y viceversa, experimentamos emociones siempre acompañadas de un cambio en nuestra postura.

-¿Puedes explicar algún caso real? 

Hace un tiempo llegó una niña de 6 años con estrabismo a mi consulta. Yo no podía tratarla, pero la madre insistió porque estaba segura de que había algún asunto emocional que ella no veía y se resistía a operarla sin más. El estrabismo empezó una semana después del nacimiento del hermanito. La niña, que entonces tenía 3 años, se sentía desplazada, tenía la percepción de que todos estaban pendientes de su hermano. Al verlo, traté la parte emocional y la visión subjetiva que tenía de la realidad, el objetivo era que se sintiera amada e importante mediante visualizaciones y entradas sensoriales. En 6 sesiones se resolvió, hoy es una adolescente feliz.

-¿Se puede decir que la kinesiología está cerca de la psicología? 

Psicólogos y médicos tienen su función (básica y maravillosa), la capacidad de la kinesiología energética es prevenir y ayudar en todos esos procesos, nunca sustituir esas competencias. En muchas ocasiones, podríamos resolver nuestro problema de estrés, con un impacto seguro en nuestro cuerpo, teniendo acceso a nuestros propios recursos innatos. La kinesiología es una herramienta de autoconocimiento y crecimiento personal que nos permite equilibrarnos en cuerpo, mente y espíritu para afrontar los retos constantes de nuestra sociedad. 

Tel. 630 047 505