User menu

Naturalmente

Lo último en belleza y cosmética natural cuida de ti sin dañar el reino vegetal ni animal.

Rosa Girona

Hay marcas que llevan el concepto “natural” en su ADN. Eligieron esta opción desde el principio. Otras, en cambio, lo han ido incorporando a su producción con el paso del tiempo. Y es que la demanda creciente de un público especialmente joven ha motivado el lanzamiento de nuevos productos y líneas de belleza que apuestan por el respeto a la naturaleza en su producción y componentes.


MENOS ES MÁS
Uno de los principales puntos en común de los cosméticos que se engloban en esta tendencia es la presencia de un alto porcentaje de ingredientes naturales en sus fórmulas, que en algunos casos suponen el 100 % de sus componentes, o la apuesta por envases ecorresponsables que contribuyen a reducir los residuos y disminuir así la contaminación del planeta. También destacan la eliminación de agentes en su composición que están “bajo sospecha” y se opta por no incluir alcohol añadido, sulfatos, aceites minerales, siliconas o parabenos. La autenticidad y ética de sus fórmulas se avalan, entre otros, con certificados como Ecocert, Vegan, Halal, ICEA, Cruelty-Free. Merecen una mención especial los productos que convierten a las abejas en reinas de sus fórmulas (con miel, própolis o jalea real) y nos advierten de la importancia de protegerlas.


NATURALIDAD COHERENTE
La creciente tendencia hacia la belleza natural tiene un impacto directo en la producción de los activos que se emplean, revalorizando el trabajo de cooperativas locales, productores BIO y fabricantes de comercio justo, sin obviar que, para que la naturaleza siga siendo una fuente de recursos, debe protegerse. Aún hay mucho que cambiar. Tal y como comenta Christian Courttin Clarins, Presidente del Consejo de Vigilancia del Grupo Clarins, ese cambio implica “seguir trabajando en busca de la máxima calidad, pero sobre la convicción de que la naturaleza debe ser protegida, porque, como dijo Antoine de Saint Exupery, no heredamos la tierra, la pedimos prestada a nuestros hijos”.


1. Jalea real fresca 1500, de Arkopharma. Un plus de vitalidad con agua, miel y zumo concentrado de naranja. Certificado con el primer sello de apicultura responsable. En farmacias. 22,50 €.
2. Cure Majestueuse Essence of Bees, de Valmont. Aceite facial antiarrugas y densificante con ingredientes procedentes de la apicultura. 290 €.
3. Aceite en Loción Cacao Y Aceite de Macadamia, de Nivea. Maridaje de aceites para proteger e hidratar la barrera protectora de la piel seca. 5,99 €.
4. Aceite de ducha Bio Beauté, de Nuxe. Hidratante y tonificante. Sin jabón ni tensioactivos sulfatados. 9,95 €.
5. Toallitas ecológicas, de Naïf. A base de bambú, su composición no incluye aceites minerales, conservantes químicos o productos agresivos. 56 unidades, 2,99 €.
6. Lotion to Foam Fresh Cleanser HydraLife, de Dior. Purifica la flora cutánea y ayudar a estimular la hidratación de la mañana a la noche dejando la piel limpia y fresca. 35 €.
7. Pro Spa Crema protectora de manos, uñas y cutículas, de OPI. Con ingredientes ultrahidratantes.18 €.
8. Masque-Sérum Liftant, de Clarins. Mascarilla de tela 100 % natural de efecto redensificante. 95 €.
9. Huile-en-Eau Jeunesse Abeille Royale, de Guerlain. Sérum antiedad con ingredientes únicos y exclusivos de miel de abeja negra de Ouessant y jalea real. 131,30 €.
10. Estuche de manicura vegano de Zwilling con tijera, pinza, diagonal, lima de zafiro y estuche de corcho. 79,95 €.
11. Quick Matte Moisturizer Waso de Shiseido. Hidratante mate, libre de aceites, sin color ni SPF que controla el exceso de grasa. Con hoja de níspero. 33 €.
Si quieres saber más sobre salud, nutrición y bienestar, visita lavanguardia.com/vida/salud